EL CORAZÓN DEL HOMBRE

Pedro era un joven hispano. Un día, mientras paseaba por las calles de la ciudad capital de su país, él pasó junto a un hombre trabajador que parecía tener un gozo poco común en su vida. Se trataba de un creyente. Pedro se le acercó y platicó un rato con él. Luego el creyente le preguntó: ¿Pedro, conoces a Jesús? —No —dijo Pedro—, no lo conozco. ¿Quién es él?